¿Conoces tu cuerpo? Comencemos por el dolor abdominal.

¿Conoces tu cuerpo? Comencemos por el dolor abdominal.

¿Conoces tu cuerpo?, ¿Cómo eres “por dentro”?, ¿Conoces tu abdomen?, ¿Qué es un abdomen agudo?, ¿Tengo apendicitis?

Lo primero que quiero decir es que parece increíble que durante toda la vida cargamos con unos órganos contenidos dentro de nuestra piel y escasamente conocemos a esta última. La piel también es un órgano y el más extenso del cuerpo. Insisto en esta idea, porque la primera invitación, comenzando este blog, es a que conozcamos nuestro cuerpo, lo cual ahora es fácil buscando artículos e imágenes en internet.

Antes de este recurso, nos limitábamos a las imágenes de los libros de biología o anatomía del colegio y estas eran más o menos limitadas según los prejuicios del profesor o de las religiones. Aunque parezca increíble, hubo épocas en las que algunos órganos y funciones se ocultaban o se reducía al mínimo su enseñanza para no “inducir al pecado”.

Pero retomando el tema del desconocimiento de nuestro cuerpo, la mayoría de seres humanos solo hacemos conciencia de que estos órganos existen cuando dejan de funcionar correctamente y viene el dolor o la enfermedad. Únicamente en ese instante pensamos que adentro hay algo que no está bien.

Es sabido que la mayoría, si siente un dolor en la parte alta de la espalda lo atribuye a los riñones, si es en la cabeza, al cerebro y si es en el abdomen superior, al estómago.

Las mujeres se refieren a un “dolor bajito” cuando es en abdomen inferior o en genitales, pero no he oído de hombres que consulten por “dolor bajito”.

Entonces la primera invitación es a conocer nuestro cuerpo. La frase de Sócrates “Conócete a ti mismo”, la hemos asumido siempre como el conocimiento de nuestro pensamiento, nuestro temperamento y demás facetas espirituales o morales, pero no la hemos extendido al conocimiento de nuestro cuerpo físico.

¿Cómo somos por dentro? ¿Cómo funcionamos?  Los invito a hacer un recorrido anatómico, de la cabeza a los pies, e imaginarse por dentro.

Así como vestidos podemos pensar y visualizar mentalmente nuestra ropa interior, deberíamos poder hacerlo también con el cerebro, el corazón, los pulmones o los intestinos y hacer conciencia de que ahí están, que tienen una forma, color y movimiento y que están permanentemente funcionando para nosotros.

Órganos abdominales retroperitoneales (figura 2)

Solamente los recordamos cuando se enferman o no funcionan bien, sin embargo, creo que la mayoría no los conoce, ni conoce su forma, ubicación y mucho menos su funcionamiento.

Es la parte del cuerpo ubicada por debajo del tórax y hasta la región pélvica. En su parte superior, está el diafragma, que es un músculo con forma de sombrilla, cuya principal función está relacionada con los movimientos respiratorios.

Y abajo, a manera de piso del abdomen, está la pelvis que es un hueso cóncavo al que se conectan las extremidades inferiores.  La mayoría de los órganos abdominales están contenidos dentro del peritoneo que es una membrana de un material parecido a un plástico fuerte y que se correlaciona con ese diagnóstico tan temido: la peritonitis. Por detrás del peritoneo, entre el peritoneo posterior y los músculos de la espalda, están unos órganos y elementos retroperitoneales. Más fácil que explicarlo es ver las figuras 1 y 2.

Solamente los recordamos cuando se enferman o no funcionan bien, sin embargo, creo que la mayoría no los conoce, ni conoce su forma, ubicación y mucho menos su funcionamiento.

Es la parte del cuerpo ubicada por debajo del tórax y hasta la región pélvica. En su parte superior, está el diafragma, que es un músculo con forma de sombrilla, cuya principal función está relacionada con los movimientos respiratorios.

Y abajo, a manera de piso del abdomen, está la pelvis que es un hueso cóncavo al que se conectan las extremidades inferiores.  La mayoría de los órganos abdominales están contenidos dentro del peritoneo que es una membrana de un material parecido a un plástico fuerte y que se correlaciona con ese diagnóstico tan temido: la peritonitis. Por detrás del peritoneo, entre el peritoneo posterior y los músculos de la espalda, están unos órganos y elementos retroperitoneales. Más fácil que explicarlo es ver las figuras 1 y 2.

Órganos abdominales retroperitoneales (figura 2)

Órganos intraperitoneales son: El estómago, el hígado, la vesícula biliar, el páncreas, el bazo, los intestinos gruesos (colon) y delgado y un sin número de venas y arterias que les llevan la sangre.

Órganos Retroperitoneales son: Los riñones, los uréteres que conectan a estos con la vejiga, la aorta, y la parte terminal del colon llamada recto.

Por defectos de ese piso pélvico o de los músculos del abdomen, se forman las hernias, otra patología frecuente y de gran importancia.

Órganos abdominales intraperitoneales (figura 1)

EL DOLOR ABDOMINAL:

Comencemos por decir que el dolor es una sensación subjetiva, es decir que una misma causa o situación es percibida de forma diferente por cada individuo.  Esto depende de la edad, las experiencias anteriores, la capacidad de relajarse o la tendencia a estresarse, del umbral de dolor de cada uno y de muchas circunstancias más.

Por eso al paciente se le pide calificar el nivel de su dolor en la escala de uno a diez y de esta manera medir la evolución durante un proceso doloroso. Ningún médico, ni ningún equipo pueden medir el dolor de una persona.  No existe el “dolorómetro”.

Generalmente cuando hay dolor abdominal decimos “me duele el estómago”, el cual como indicamos arriba es solo uno de los órganos contenidos en el abdomen.

Todos hemos tenido la experiencia de un “dolor de estómago” y así como puede ser leve y transitorio, puede durar horas, días o meses, caso en el cual le llamamos dolor crónico. Lo identificamos como cólico (retorcijón o retortijón) o como ardor. Otras veces como punzada o chuzón.  Esta identificación es un primer dato importante para orientar el diagnóstico.

Muy importante determinar si el dolor está relacionado con antecedentes alimenticios recientes o con la ingesta de medicamentos u otras bebidas como las alcohólicas. También puede producirse por no haber comido oportunamente.

Puede o no estar relacionado con otros síntomas como náuseas o vómito, diarrea o estreñimiento.

Muy importantes son las características y el sitio donde se inicia el dolor abdominal, que pueden ir cambiando de intensidad y también de lugar, para ubicarse en un espacio más o menos definido.

Como queremos con este artículo ayudar a que identifiques y califiques la gravedad o urgencia de tu dolor abdominal, la primera sugerencia es que inicialmente no te automediques, hasta tanto no hayas diferenciado si es un dolor que ya has tenido antes y del cual aproximadamente conoces su causa o es un dolor nuevo, quizá más fuerte o progresivo.

Debemos tener claro que cualquier dolor, en cualquier sitio del abdomen, podría ser el comienzo de una apendicitis u otra enfermedad grave y ocultarlo o enmascararlo con analgésicos es un gran riesgo que hace la diferencia entre un tratamiento o una cirugía rutinaria y curativa o una complicada con riesgo de peritonitis y hasta de muerte.

Con la información de cuáles y cuántos órganos están contenidos en el abdomen podemos suponer que todos pueden doler; cada uno por aparte o con síntomas combinados, pero para facilitar, enumeremos los más frecuentes, según la experiencia de los servicios de urgencias a donde llegan los pacientes a consultar, diciendo que, de los motivos de consulta a estos servicios, el dolor abdominal, corresponde del 5% al 10% del total. Y que son por lo menos 50 causas las que pueden generar un dolor abdominal.

Son causas de dolor abdominal agudo y suponen una amenaza inmediata para la vida (entre otros): la apendicitis, la perforación gastrointestinal, la obstrucción intestinal, la hernia encarcelada, la pielonefritis, la diverticulitis, las en fermedades de la vesícula biliar, el embarazo ectópico, la ruptura placentaria, el infarto de miocardio(sí, el infarto puede dolor en el abdomen), la ruptura del bazo, el aneurisma de aorta abdominal, la disección de aorta torácica, la isquemia mesentérica.

Pero lo más importante para el paciente antes de consultar al médico, es saber que en el dolor abdominal se debe definir, como determinante del pronóstico, si es un abdomen agudo o no lo es y esto, porque cuando se califica de esta manera, en un alto porcentaje la conducta debe ser quirúrgica o cuando menos de manejo hospitalario y siempre está comprometida la estabilidad del paciente con una alta posibilidad de complicaciones.

Siendo la apendicitis la causa más frecuente de abdomen agudo, enumeremos los síntomas más frecuentes, que solo se presentan de esta manera en un 70% de los casos:

– Comienza el dolor en el abdomen superior o alrededor del ombligo y en unas horas va desplazándose a la parte inferior derecha.

– Empeora cuando tose, camina o realiza otros movimientos bruscos.

– Náuseas o vómito

– Fiebre

Sin embargo, el dolor puede no ser tan fuerte, sobre todo en menores de 5 años (Si tienes dudas realiza una consulta pediátrica), en adultos mayores de 60 años y si el paciente toma analgésicos, este puede disminuir mientras el problema y la infección interna progresan.

Ante la aparición de estos síntomas, si tienes dudas, consulta al médico. La definición de si es o no un abdomen agudo, que puede ser una apendicitis, puede hacerla el médico en una consulta médica domiciliaria e indicarte la conducta, determinando si puedes ser observado en casa o si debes ir a un servicio de urgencias para valoración especializada y toma de exámenes de laboratorio.

Recuerda: conoce tu cuerpo, analiza tu dolor abdominal, no te automediques y ante la duda consulta al médico.

Circulo Doctor Diaz

Dr. Jairo Díaz

Director médico

Médico de la Universidad Javeriana, especialista en Cirugía General del Hospital Militar Central y Universidad del Rosario. Comprometido de corazón con la misión que significa ser profesional de la medicina y de la cirugía para beneficio de la sociedad en general.
Pionero de la atención médica domiciliaria en Colombia.
Fundador de ADOM SALUD DOMICILIARIA. Actualmente SERVICIOS ADOM SAS.
Socio fundador de la ASOCIACIÓN COLOMBIANA DE INSTITUCIONES DE SALUD DOMICILIARIA (ACISD).

Te podría interesar